ADEIZA exige un trato justo de las instituciones a la Semana Santa zamorana

Las instituciones públicas zamoranas, en general, no han tenido un tratamiento correcto con la Semana Santa zamorana. En ocasiones porque se pasaban y ahora porque no llegan. Eso sí, han aprovechado su imagen pública para publicitarse sin el menor rubor y con el mayor descaro. Pero, al margen del comportamiento municipal, que merece capítulo a parte, queremos comentar críticamente la demagogia chabacana de la Junta de Castilla y León que para la próxima celebración de Fitur en Madrid, anuncia un stand con la participación de 21 ciudades o núcleos de población, vaya usted a saber, que divulguen y den a conocer la Semana Santa en nuestra Región. ¿Qué les parecería las fallas valencianas compitieran con las de Burriana y los carnavales de Cabra con los de Cádiz?  Pues eso, calidad y no cantidad que por repetirle al burro no aprende más. Antes de nuestra intervención comunitaria, a mayor honor y gloría del partidismo del Régimen, Zamora era considerada entre las tres mejores Semanas Mayores de España. Por sus merecimientos. Y se le convocaba a la publicitación y propaganda internacional.

Inclusive llegó a discutir a Valladolid la representación genuina del alma castellano-leonesa versus Sevilla, que simbolizaba el modo de entender la pasión en Andalucía, que en nada desmerece y es distinta con el fin de resaltar aún más las dos escuelas – no solo artísticas, que nadie discute a Valladolid, sino organizadas, auténticas y con un marco inigualable el Guadalquivir y el Duero. Cuenca, Murcia, Cartagena, Málaga, etc., eran apéndices, que se predicaban, bajo esas dos coordenadas. Pues bien, la junta con un sentido paleteril y desvertebrador, ha caído en el todo vale. Ha declarado prácticamente a todas las capitales de provincia, patrimonio internacional cofradiero “urbi et orbi” y presentará 21 núcleos de población en la próxima subasta. Al repartir las exiguas migajas entre tantos patrimonios, tocamos a menos, se nos divulga y conoce menos. Y disminuye, nuestro listón y vulgariza nuestra recia e indiscutible personalidad. En vez de exigirle a la Junta calidad y selección divulgada de nuestras escenas semana santeras, les regalamos barandales de honor a representantes políticos.

No hemos aprendido nada desde los Arévacos, los Vacceos y los Vetones les entregamos nuestros lingotes de oro y plata a cambio de baratijas, como el vidrio espejil para reflejar mejor nuestras miserias. Cuando acaben con la Semana Santa confundiéndole en el bullicio de la romería, tal vez, intenten cambiar el cauce del Duero. Confiamos que desistan pensando, que si Dios lo hubiera querido así lo hubiere hecho. De no ser así, para que cambiarlo. Como en su mente cabe todo, lo mejor es no suministrarles ideas. Sigan ustedes destruyendo Señores de la Junta de Castilla y León.

Facebook

Hazte amigo de ADEIZA

logoadeiza ADEIZA
 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política